viernes, marzo 23

de
Alfonso Cárdenas Páez


Cárdenas acentúa de manera concisa que la literatura ha sido victima y aislada de su proceso natural. El concepto de literatura como arte es un concepto reciente, y ha provocado que su enfoque pedagógico se atenúe, no se está negando el carácter artístico de la Literatura, sino que, se intenta rescatar su naturaleza compleja: la literatura contribuye a la formación educativa del ser más complejo de la naturaleza, el hombre.
No es discutible, la literatura por medio del lenguaje crea mundos. Y Cárdenas considera cuatro elementos tópicos: poesía, arte, lenguaje y mundo.

La literatura es poesía en tanto a su sensibilidad, dándole una forma estética al mundo. La realidad es una expresión viviente que la poesía descompone/recrea sin necesidad de la razón. Interpreta el mundo, y la complejidad de dicho análisis depende íntegramente de la experiencia. Esta construcción de mundos logra (pedagógicamente) un alcance en la formación del alumno superior. Los conceptos de mitos, realidad y fantasía; no son ajenos y crean un criterio en él.

La literatura es arte, el arte es la expresión de los más altos sentimientos del hombre, su fuerza individual y conciencia histórica. El arte es un sustantivo de acción, de fuerza y sensibilidad. El arte imita, crea, identifica, y comprende la realidad.

La literatura es lenguaje, en tanto a su funciones la lengua. Cárdenas no entra en el aspecto gramatical, eso se lo deja los lingüistas. El lenguaje de la literatura son las imágenes que transcriben la realidad, los símbolos que devuelven lo humano a la naturaleza. la literatura es la expresión material del lenguaje y en sus figuras se encarna la imagen del mundo experimentado. Leer literatura no es un componente enunciativo, leer literatura es un proceso vivencial. Considerar estos aspectos de la literatura dan la pauta para deducir su carácter pedagógico en la formación educativa del hombre. Interpretar la literatura es interpretar el mundo.

No obstante. Cárdenas no se queda en el croquis del puente Literatura – Pedagogía, construye dando fundamentos teóricos. El carácter interactivo de la literatura es el reflejo de la necesidad del hombre frente a su identidad en la sociedad. Las rutinas y las actividades laborales perfilan un hombre mutilado, la literatura no es la revolución del colectivo, diariamente la sociedad se incorpora a procesos económicos globales. Y la única ventana natural a la identidad es la literatura. Donde el hombre, piensa, hace, imagina y siente. Quizá no tenga sentido, pero la vida no debe trascender de manera plana, lo vivido debe expresarse. La educación y la literatura son líneas que se apartaron cuando la sociedad se perfilaba a la modernidad económica, los procesos industriales.

El comportamiento del educador debe de ser optimista frente a todo lo que lo rodea. Nuestro interés como difusor de la literatura es desarrollar el interés a los demás. En un concepto industrial, vender la idea.
Las posibilidades de abrir puertos de la educación para integrar a la literatura a su antiguo status es viable. No hay que perder de vista la naturaleza de la literatura, expresa Cárdenas Páez; en ese sentido, no se debe convertir la clase de literatura en un dictado de conceptos, sino en una experiencia continua. No olvidemos que la literatura es arte, sensibilidad y expresión. El motor del sistema mundial avanza aparatosamente el arte de impartir de literatura tiene que entrar en ese engranaje y buscar la mejor estrategia pedagógica, buscando un mejor ser humano.
pasen un buen fin de semana...

2 comentarios:

esme dijo...

holaa =) ya soy parte del mundo blogger, aunque usted no lo creaa..
tenemos tiempo sin platicar, a ver cuaando te dignas a hablarmee no? :P
nos vemoss ciao :)

jesus dijo...

me gusta tu comentario y muy interesante y me parece q falta como mas desemboltura al concretar un determinado tema pero esta chevere